“Palabras de un ex combatiente de Malvinas”, por Iván Ambroggio

A continuación, compartimos una entrevista a Daniel Grión, ex combatiente en la guerra de las Malvinas. Un héroe argentino que vive en la localidad de Freyre. Este material es un extracto del capítulo VIII del libro “Malvinas: un pretexto para legitimar un gobierno totalitario”, de Iván Ambroggio.


Daniel Grión se encontraba realizando el Servicio Militar Obligatorio en Comodoro Rivadavia en el año 1982 cuando la Junta Militar argentina decidió recuperar las Islas Malvinas por la fuerza. Por esta decisión gubernamental debió defender los colores patrios en la guerra de Malvinas. Actualmente reside en Freyre, un municipio de la Provincia de Córdoba. Con total valentía y absoluta cordialidad aceptó ser entrevistado. El testimonio revela información impactante pero real de lo acontecido en el teatro de operaciones.

Iván Ambroggio: ¿Cómo evalúa la decisión del gobierno militar de embarcarse en aquella guerra contra una potencia mundial?

Daniel Grión: Yo creo que fue errónea. Erróneo el modo como lo encararon. Creo que ellos nunca creyeron que los ingleses iban a venir. La gente que vivía en Malvinas venía a las Universidades argentinas, comían comida argentina, se llevaban todo de acá. La concepción era que los ingleses no iban a hacer una guerra para recuperar ese territorio. En eso radicó el principal error.

I. A. ¿Considera que Malvinas fue una estrategia del gobierno militar para escapar de los problemas internos que agobiaban al país en ese momento? ¿Fue una acción militar orientada a buscar legitimidad y cohesión social interna?

D.G.: Sí, sin ninguna duda. Fue como un salvavidas de un bote que se estaba hundiendo. El gobierno militar buscaba con esto el apoyo de la gente, de los distintos sectores.

I. A.: ¿Qué grado militar tenía Usted cuando debió ir a la guerra de Malvinas?

D.G.: Era conscripto. Debí cumplir con la norma que establecía el Servicio Militar Obligatorio.

I. A.: ¿Sabían que iban a la guerra o  les mantuvieron oculto la información hasta que llegaron a las islas?

D.G.: No sabíamos nada. Nos mantuvieron oculto todo hasta último momento. Cuando nosotros salimos del Regimiento, en Comodoro Rivadavia, estábamos muy felices porque íbamos a conocer Malvinas. Incluso los que quedaron en el Regimiento lloraban, estaban tristes, peleaban porque ellos también querían ir. De los mil que éramos quedaron treinta o cuarenta. Era como para no dejar el Regimiento sin nadie. “Nosotros creíamos que íbamos dos o tres días a las islas”.

I. A.: ¿Pensaban que era una especie de entrenamiento?

D.G.: Claro, una cosa así. Era un movimiento que comúnmente se hacía en los ejércitos. Cuando aterrizó el avión en Malvinas, en Puerto Argentino, recién ahí en ese momento supimos. Un militar nos dijo “acá vinieron a una guerra y la comida va a ser escasa”. Esas fueron las primeras palabras que nos dijeron. Y casualmente hoy, se cumple un nuevo aniversario de ese día. Aquel día empezamos mal porque no comimos. Y esa noche no teníamos donde dormir.

I. A.: ¿Poseían la preparación y el equipamiento militar adecuados para enfrentar a unas fuerzas como las del Reino Unido?

D. G.: No, para nada. En cuanto a preparación, fíjese que yo estaba en artillería, era tirador de mortero y nunca había tirado. En el continente jamás había tirado…

I. A.: De acuerdo a su conocimiento o experiencia personal, ¿cómo fue el trato que brindaron los británicos a los prisioneros de guerra argentinos?

D.G.: Puedo decir, en base al conocimiento que tengo y a mi experiencia personal por haber sido prisionero de guerra, que el trato fue excelente. Nos trataron muy bien. Fueron muy amables, muy cordiales, muy respetuosos. Creo que si el resultado de la guerra hubiera sido distinto, es decir, si la Argentina hubiese ganado la guerra, nosotros no los hubiésemos tratado de ese modo. Porque ellos son mucho más educados que nosotros, sin ninguna duda.

I. A.: Existen normas internacionales plasmadas en la Convención de Ginebra que rigen el trato que debe brindársele a los prisioneros de guerra, pero a menudo observamos la diferencia entre la teoría y la práctica…

D.G.: Sí, pero ellos las cumplieron. Es más, nosotros firmamos un certificado de prisionero de guerra hecho en la Convención de Ginebra.

I. A.: ¿Y la alimentación? ¿Era mejor o peor que la que recibían de los argentinos?

D.G.: Mucho mejor. Nosotros comíamos perfecto con ellos. No nos dejaban faltar nada. El primer día que quedamos prisioneros no, pero vinieron, nos hablaron, nos preguntaron si necesitábamos algo urgente porque se estaban organizando y nos pedían disculpas por eso. Vino un oficial inglés que hablaba español y nos trató muy bien, A partir de ese momento estuvimos dos días prisioneros en las islas y ahí no nos faltaron chocolates, cigarrillos, etc. Y desde el momento que nos sacaron de las islas y nos llevaron a una fragata en alta mar, empezamos a comer bien.

I. A.: ¿Cual fue la peor carencia que debió padecer?

D.G.: Hambre y frío.

I. A.: ¿Qué sintió cuando se enteró que el pueblo argentino había realizado una cruzada solidaria pero que lo recaudado no llegó a destino porque algunos prefirieron llenar sus bolsillos a expensas de quienes estaban poniendo el pecho a las balas en las islas?

D.G.: Mucha bronca, mucha amargura, no lo podíamos creer. Todo eso nos enteramos cuando pisamos el Regimiento. A nosotros nos bajaron en Puerto Madryn y de ahí, con un colectivo, nos llevaron a Comodoro Rivadavia. Cuando bajamos en el Regimiento, nos encontramos con los soldados que habían quedado. Ellos creían que nosotros estábamos gordos, lindos e impecables. Pensaban eso por el trabajo que ellos hacían. Todo pasaba por esa base (Comodoro Rivadavia) por la cercanía con el aeropuerto y con las islas. Ellos cargaban la mercadería y de ahí la trasladaban al aeropuerto de Comodoro Rivadavia. Allí la cargaban en los Hércules y salía para las islas. Ellos, al ver la cantidad de mercadería que salía, imaginaban que nosotros estábamos muy bien. Entonces cuando nos vieron bajar no entendían nada. Yo había bajado casi veinte kilos y hacía dos meses y medio que tenía la misma  ropa puesta. Al vernos empezaron a retroceder, no podían creer lo que estaban viendo. Ahí comenzamos a enterarnos de muchas cosas. En el Regimiento nuestro, había un galpón grande lleno de encomiendas. A mí me pertenecían tres o cuatro. Había un muchacho que tenía veinte encomiendas que le habían enviado sus familiares y quedaron allí. Después quisieron darnos todas esas cajas, pero a esa altura para qué las queríamos. Recuerdo todas esas cajas llenas. Se tiraba todo, o no sé quién se las llevó. Nosotros ni las retiramos del galpón. ¿Qué íbamos a hacer con eso?

I. A.: ¿Cómo fue el trato brindado por los altos mandos militares a los conscriptos durante el transcurso de la guerra?

D.G.: En general malo. Pero no eran todos, hubo excepciones. El Cabo que yo tenía, por ejemplo, era un muchacho que en esa época tenía veinte años, es decir uno o dos años más que nosotros, debió padecer lo mismo que yo. Pasó hambre igual que nosotros. Era distinto en la parte de los Oficiales. Porque una cosa es el Oficial y otra el Suboficial. El Oficial como estaba en otro nivel, comía mejor, se bañaba, y la mayoría nos maltrataba.

I. A.: ¿Puede confirmar que algunos soldados argentinos debieron padecer la agresión de sus jefes quienes sin ningún escrúpulo los estaqueaban a la intemperie?

D.G.: Sí, eso lo vi con mis propios ojos. Esas cosas las hicieron. Yo las vi.

I. A.: ¿Ha tenido que padecer esos castigos?

D.G.: No, por suerte no. Pero lo vi. Yo no sufrí eso porque dentro del Regimiento, la sección de Artillería de arma pesada, tiene un cierto privilegio. Los soldados que van ahí están mejor cuidados. Pero de los mil que éramos en el Regimiento, sólo treinta éramos los seleccionados para eso. Y yo tuve la suerte de pertenecer a ese grupo. Les gustaron algunas aptitudes mías, y me pusieron como tirador de mortero, que era un verdadero privilegio. Ese grupo es como la élite dentro del ejército. Siempre a ese grupo lo atienden un poco mejor que a los otros que están con FAL. Pero sí, hubo soldados que tuvieron muchos problemas, que estuvieron estaqueados y todas esas cosas horribles.

I. A.: ¿Qué pasaba por su mente en los momentos de mayor peligro que debió soportar?

D.G.: En esos momentos siempre te acordás de los familiares. Esa imagen es permanente. Pero lo que no existía, como muchos erróneamente creen, es el miedo. No teníamos miedo, quizás por la edad. La mente a uno le va  cambiando en esa situación. Cuando llegamos allí, pensamos que íbamos a conocer las Islas Malvinas y luego cuando nos dijeron que estábamos ahí para una guerra y que empezamos a preparar las trincheras, nos fuimos preparando de a poco para la guerra. Se fue dando de a pasos. No llegamos cuando se estaba tirando, entonces te da tiempo para irte acostumbrando. Uno se va adaptando a la situación. Cuando supimos que los ingleses venían y después que habían llegado, todos queríamos luchar. Hacía ya más de un mes que estábamos instalados y que nos estaban bombardeando, porque ellos nos bombardeaban. Donde yo estaba pasaban los aviones y tiraban bombas y ráfagas de ametralladora y desde los barcos nos bombardeaban, Y nosotros no podíamos hacer nada, A los aviones les tirábamos pero a los barcos no, porque no teníamos armas para llegar a esa distancia. Ellos nos tiraban y nos tiraban. Pero llegaba un punto que nosotros queríamos pelear. Ya en un momento queríamos matar o morir. No queríamos seguir más en esa incertidumbre de que nos bombardeaban y no podíamos hacer nada. Queríamos que nos atacaran, pelear cuerpo a cuerpo. Queríamos que ellos desembarcaran y pelear.

I.A.: ¿Cuál es la imagen más cruel que posee de la guerra?

D.G.: Hay muchas, uno vio injusticias. Vi a un soldado que murió porque comió carne cruda descompuesta y se intoxicó y murió; y yo lo tuve que enterrar. Esas situaciones te indignan, te quedan. Otro caso es el de un Cabo que con un tractor pisó una mina y ésta detonó. Le tuvieron que cortar las piernas y después murió.

I.A.: ¿El paso del tiempo permite aliviar el dolor de esos recuerdos?

D.G.: Sí, pero esas cosas, por más que pase el tiempo, no se olvidan. Hoy me acuerdo y me duele menos que años atrás, pero la imagen sigue presente. Eso no se va. Me  acuerdo de todo el proceso como si hubiese pasado ayer. Se soporta mejor pero no se olvida nunca.

I.A.: ¿Es verdad que algunos altos mandos militares que eran muy valientes en la “guerra sucia”, no conservaron esa virtud de valientes en la guerra de Malvinas?

D.G.: Sí, eso es cierto. Las versiones que yo tengo de las personas que estuvieron más al frente, indicaban que la mayoría de los Oficiales iban atrás de los soldados. No todos, pero la mayoría.

I.A.: ¿Cómo fueron recibidos en la Argentina cuando regresaron?

Cuando llegamos a Puerto Madryn no nos recibió nadie porque habían decretado un toque de queda y nosotros bajamos ahí en el puerto y nos llamaba la atención que no había gente. Parecía una ciudad fantasma. Sólo había colectivos y ambulancias esperándonos. Primero bajamos los que estábamos bien y nos llevaron. Por eso no vimos el movimiento de heridos. Al menos yo no lo vi. Pero supongo que venían muchos porque había muchísimas ambulancias. En ese momento nos llamó mucho la atención que no hubiera nadie. Yo después de muchos años supe, por una persona que vivía ahí, en Puerto Madryn, que la gente se había quedado en su casa, debido al toque de queda decretado por el gobierno. Llegamos a nuestro Regimiento a las once de la noche, un Regimiento que estaba a once kilómetros de Comodoro Rivadavia, o sea que no pasamos por la ciudad. Nos bajaron en el Regimiento y quedamos ahí hasta el 6 o 7 de julio (fecha en la que yo me vine a mi pueblo). No salimos nunca de ahí.

I. A.: ¿Cree que los tuvieron escondidos  para evitar el contacto con el resto de la sociedad?

D.G.: Exactamente. Así fue.

I. A.: ¿Les hicieron firmar algo para que guardaran reserva de lo que habían vivido en las islas?

D.G.: A mí no me hicieron firmar nada. Lo único que puedo decir es que nos empezaron a dar de comer muchísimo.

I. A.: ¿Cree que el recibimiento y reconocimiento de la sociedad argentina hubiese sido otro si el resultado de la guerra hubiese sido el contrario?

D.G.: Sí, sin ninguna duda. Eso es lo que no me gusta hoy de los políticos, o de los periodistas. Yo estoy en contra que se critique tanto a las Fuerzas Armadas o se hable tan mal de las Fuerzas Armadas. Yo siempre digo: “¿Qué hubiese pasado si hubiésemos ganado”? “¿A quién le hubiese importado las personas que murieron?” A nadie. Eso sí, hubiésemos sido héroes. A los padres de los soldados muertos los irían a felicitar y seguramente les dirían “mira tu hijo está muerto pero tenemos las Malvinas”. Y los padres seguramente seguirían pensando “pero mi hijo está muerto”. Por eso a mí me choca cuando veo por televisión que cuando Galtieri salía al balcón la gente festejaba, cuando ya habían muerto dos personas. Y cuando se produjo la rendición argentina, la gente repudió esa decisión, cuando seguir peleando hubiese significado que sigan muriendo argentinos. O sea, que si nosotros hubiéramos ganado la guerra, “y bueno, pobres chicos los que murieron pero ganamos”. Por eso cuando la gente me pregunta si estoy enojado con los ingleses, les digo que no. Estoy enojado con la sociedad argentina que actúa de esa forma. Estoy seguro que sí hubiéramos ganado esa guerra, hoy en todas las aulas de las escuelas del país estaría el cuadro con la foto de Galtieri como están las de Belgrano, San Martín y Sarmiento. Pero como perdimos pasó a ser un delincuente. El gobierno militar se jugó la última carta con la guerra de Malvinas y la gente se prestó para eso. Porque la gente fue enojada a la Plaza de Mayo cuando se enteró que nos habíamos rendido cuando se tendría que haber quedado en su casa.

I. A.: ¿Es posible recuperarse plenamente de las secuelas de haber presenciado un hecho tan traumático como una guerra? ¿Ayuda el paso del tiempo?

D.G.: Sí,  el paso del tiempo ayuda. Ayuda muchísimo. Hay gente que no se ha recuperado. Eso depende  también de la naturaleza de cada uno, la fortaleza física y mental de cada uno. Yo hoy, gracias a Dios, estoy bien. Pero no puedo decir que no tengo recuerdos. El primer año cuando regresé, fue terrible, soñaba mucho. Después va pasando. Pero cuando llegan estas fechas de conmemoración de un nuevo aniversario de la guerra, estoy más triste, más cabizbajo. A veces más nervioso. No es fácil. Uno queda sensible. Una guerra te cambia. La persona que vuelve de una guerra no es la misma que la que fue. Un  ex combatiente es distinto.

I.A.: En lo personal, ¿considera que hemos evolucionado en algo como sociedad después de esa irracional e inhumana decisión, de la Junta Militar de ir a esa guerra?

D.G.: No, acá no. En el sur sí, porque ellos lo vivieron de muy cerca y por eso lo viven de otra  manera. Lo sienten de otra manera. Pero esto es en el sur, en Comodoro Rivadavia, en Ushuaia. Allá, la gente trabajó. La gente fue a cargar los aviones para el Ejército. La gente estuvo ahí. Pero en las demás partes del país, no. Salvo en esos lugares, en el resto del país el 2 de abril es un día feriado para irse de vacaciones.

I. A.: ¿Cuál fue el gobierno constitucional que más reconocimiento les ha brindado a los ex combatientes?

D.G.: Mayores beneficios, a mi entender, nos lo dio el actual gobierno de Kirchner. Menem fue el que empezó con la jubilación que era mínima pero al menos algo había mejorado. Estuvimos como diez años cobrando lo mismo. Y después cuando asumió Néstor Kirchner nos mejoró esa pensión. Estamos cobrando una pensión que se puede considerar digna.

I.A.: Hace varios años era habitual ver, principalmente en las grandes ciudades, a los ex combatientes pidiendo en las calles o cuando los autos se detenían en los semáforos. Eso seguramente se debió a que no percibían ningún tipo de recursos. Hoy no se los ve tanto, ¿a qué adjudica ese cambio?

D.G.: Lo que pasa es que hoy, además de tener una buena jubilación, todas las provincias aportan lo suyo. Porque nosotros percibimos la jubilación de la Nación, que hoy es importante, y paralelamente una jubilación provincial (que los ex combatientes de la Provincia de Córdoba estamos retrasados porque hace unos pocos años que la estamos cobrando). Hoy se puede decir que el ex combatiente tiene una pensión para vivir. No digo para vivir dignamente, pero sí una pensión para vivir.

I. A.: ¿Es verdad que al regreso de la guerra, las Fuerzas Armadas sólo les otorgaron la pensión y la obra social a los cuadros profesionales y excluyeron a los conscriptos de estos beneficios?

D.G.: Sí, nosotros no recibimos nada. Yo, gracias a Dios, cuando regresé conseguí trabajo en una empresa donde tenía una buena obra social, entonces nunca me preocupé de la obra social que daban para los ex combatientes. Pero sé que algunos muchachos que trabajaban por su cuenta, trataban de usar esa obra social y no les servía porque nadie los atendía.

I. A.: ¿Puede rescatar algo positivo de aquel triste y lamentable episodio?

D.G.: Sí, creo que sí. Ver que si uno quiere, se puede. Ver que aquellos chicos de dieciocho años tuvieron esa gran valentía. Tal vez se podría rescatar más si en el país se tratara de otra manera el tema. Quizás habría que tocarlo mejor en las escuelas, utilizarlo de otra forma.

I. A.: ¿Actualmente tiene contacto con otros ex combatientes?

D.G.: Sí, nosotros acá en la zona de San Francisco, Morteros y todos estos pueblos (provincia de Córdoba al límite con Santa Fe) nos juntamos siempre, tenemos contacto. Y cuando voy a Comodoro Rivadavia (ya fui dos veces) lo hago porque me encuentro con gente de allá, con otros compañeros. Esto es lo que nos hace bien a nosotros.

I. A.: En cuanto a la inserción laboral, cuándo regresó de la guerra, ¿pudo conseguir trabajo rápidamente? ¿Cuál es la situación laboral de la mayoría de los veteranos de guerra?

D.G.: Para la mayoría fue complicada la inserción laboral. Yo tardé tres años para poder conseguir trabajo cuando volví de la guerra. No es que ni bien regresé alguien me dijo: “vení a trabajar conmigo” o “vení a trabajar a mi empresa”. Nadie me llamó. Yo como cualquier hijo de argentino, me fui a anotar y esperé que me llamaran y cuando la empresa me necesitó, me llamó.

I. A.: ¿No hubo ningún reconocí miento en ese sentido por haber defendido nuestros colores?

D.G.: En aquella época recuerdo que ENTEL había incorporado mucha gente y el viejo Banco Hipotecario también. Pero, en general, el sector privado no nos dio privilegios a la hora de elegir personal. Si había dos personas y una de ellas era ex combatiente, no le daban prioridad por este motivo.

I. A.: ¿Qué opinión le merece Aldo Rico y Mario Benjamín Menéndez?

D.G.: Lo que pasa es que yo no los traté. Lo que yo supe, lo supe después. Pero en ese momento, yo ni los conocía. Me enteré que existían esas dos personas cuando regresé al continente. Y cuando  llegué a mi  casa, el 8 de julio, recién ahí supe que existían esas dos personas. Ellos estaban en Puerto Argentino y yo en Bahía Zorro, en la otra isla (Gran Malvina). Después me trasladaron a la Isla Soledad pero estábamos lejos, a ochenta kilómetros de donde estaban ellos, o sea que no sabía en ese momento que existían.

I. A.: ¿Por qué durante la guerra las expectativas de la población se concentraron fundamentalmente en torno del avión Pucará, diseñado y fabricado en la Fábrica Militar de Aviones de Córdoba?

D.G: El Pucará era un avión que en ese momento era lo mejor que existía por las características que tenía. Yo tuve la suerte de leer un libro del General Thompson, que expresaba que ellos le tenían terror al Pucará. Porque iba al ras del agua y no lo podían detectar con los radares, siendo que era un avión muy vulnerable para atacarlos porque era un avión lento. Pero les era muy difícil detectarlo. Cuando ellos los veían, los veían con sus propios ojos (no por medio de los radares) y ahí ya era tarde porque les disparaba el misil. Ellos dijeron  y siguen diciendo todavía, que si las bombas argentinas hubieran explotado, la historia hubiera sido distinta. Si la aviación hubiese tenido buena munición, la guerra hubiese sido distinta. El accionar de los pilotos fue excelente. Eso fue muy reconocido hasta por los mismos ingleses. Ellos decían que no lograban entender cómo los pilotos argentinos podían hacer las cosas que hacían. Los ingleses sorprendidos decían que mientras que sus aviones no salían por la niebla u olas altas, de repente aparecía un avión argentino que los atacaba. Lo que hizo la aviación fue extraordinario. Fue reconocido mundialmente.

I. A.: ¿Es verdad que tras la rendición, algunos de los oficiales y altos mandos trataron a la tropa de “cagones e inútiles” y les atribuyeron el resultado de la guerra expresando además “habría que fusilarlos a todos”?

D.G.: Sí, es verdad. Me lo dijeron en la cara. A nosotros nos avisaron de la rendición a las 22.30 horas. Yo estaba de guardia, me vino a avisar otro soldado que estaba con el jefe. Averiguamos si era cierto y nos volvimos. Nosotros estábamos a dos kilómetros aproximadamente de la orilla. Cuando llegamos ya estaban los ingleses. No nos molestaron para nada. Nos metimos en el galpón y nos sentamos porque el frío que hacía era impresionante. Cuando estábamos todos ahí adentro, entró un Oficial argentino desconocido para nosotros – para mí era recién llegado a las Malvinas porque estaba muy limpio, el pelo muy bien cortado, muy bien afeitado- y nos insultó, nos dijo que la guerra la habíamos perdido nosotros por cagones y maricones. Nos dijo que la culpa de haber perdido la guerra era nuestra. Nos maltrató mucho. Cuando se fue el Oficial argentino, entraron los Oficiales ingleses. Uno de ellos hablaba español y nos dijo que si no había alguien que necesitara algo urgente íbamos a tener que aguantar un poco, porque ellos se estaban organizando. Pero nos trataron bien y antes de irse nos deseó las buenas noches con mucha educación.

I. A.: En general, ¿los ex combatientes argentinos guardan rencor hacia los ex combatientes británicos?

D.G.: No, para nada. Ellos fueron muy educados. A veces nos cuesta decir esto porque la gente nos mira como diciendo: “¿cómo no le vas a tener bronca a los ingleses?” ¿Por qué les voy a tener bronca? Si los soldados que fueron, fueron mandados igual que nosotros. Ellos cobraban un sueldo, hacían su trabajo. Los mandaron y fueron. Tampoco están tan bien atendidos como se cree. Nosotros tenemos alrededor de trescientos cincuenta suicidios y ellos aproximadamente doscientos cincuenta. También tienen problemas para insertarse en la sociedad. Es todo parecido con la diferencia que ellos cobraban y nosotros no. Cuando uno está en una guerra, la regla es “matar o morir”. Esa es la regla. Y antes que morir, matás. Por eso no les podemos tener bronca, porque sí el no me mataba a mí, yo lo mataba a él. Esa es la regla que por ahí la sociedad no entiende.

I. A.: ¿Qué sentimientos experimentó cuando Margareth Thatcher reveló que el radar de larga distancia de la Fuerza Aérea chilena alertaba de cada ataque argentino, para que los británicos tomaran medidas defensivas?

D.G.: Eso fue terrible, porque nunca pensé que un país sudamericano, un país vecino, nos podía hacer algo así. Nosotros no podíamos creer eso. Pensábamos “si no nos ayudamos entre países vecinos…”. Eso me despertó mucha bronca contra Chile. Totalmente distinto es el caso de Perú.

I. A.: Cuándo escucha que algunas personas se refieren a las Islas Malvinas con el nombre Falkland, ¿qué le produce esa denominación?

D.G.: Una bronca terrible. No puedo escuchar eso. No lo acepto. Me produce mucha impotencia. Es igual que cuando escucho el nombre Bahía Fox, que es donde estaba yo. Para mí el nombre verdadero es Bahía Zorro.

I. A.: ¿Le queda alguna cuenta pendiente con respecto a Malvinas?

D.G.: No, no. Porque nosotros hicimos todo lo que pudimos. Además estábamos limitados, no podíamos hacer algo por cuenta propia. Estábamos subordinados y teníamos que cumplir órdenes. Yo estoy tranquilo con mi conciencia porque di todo de mí. Puse todo lo que estaba a mi alcance.

I. A.: ¿Alguna reflexión final que desee hacer?

D.G.: Sí, quiero destacar que pese a todo lo que me tocó vivir en aquella guerra, considero necesario poseer Fuerzas Armadas y soy partidario del Servicio Militar Obligatorio porque creo que muchas personas excluidas de la sociedad pueden beneficiarse con la educación y disciplina militar. Por supuesto que no debe haber malos tratos, ni nada de eso. Esto no significa que yo no repudie los errores y excesos cometidos por los altos jefes militares de aquel momento, pero creo que como toda organización, las Fuerzas Armadas requieren reformas para superar sus errores. No deben desaparecer. Merecen más importancia. También creo que no deben meterse en política porque su función es otra.

I.A.: Daniel, no tengo palabras para agradecerle esta enorme contribución para mi libro. Le pido disculpas por remover esos recuerdos tan dolorosos y le agradezco enormemente su valentía para contar lo sucedido en el teatro de operaciones de aquella guerra en el Atlántico Sur. Permítame felicitarlo, Usted es un héroe argentino. Muchísimas gracias.


Para conocer o adquirir el libro “Postales del Siglo 21” de Iván Ambroggio, hacé click aquí

Artículo original: http://regionalisimoenlinea.blogspot.com.ar/2016/04/palabras-de-un-ex-combatiente-de.html
© Regionalisimo

“Lo que quedó de mí cuando te fuiste”: la respuesta a muchas preguntas sobre el amor.

Lucía nos cuenta un poco sobre su obra y la experiencia de publicar un libro por primera vez. Según le dicen “con un título muy fuerte”, pero donde ella pudo plasmar lo que sintió al perder dos grandes amores.


Contanos un poco sobre vos, de dónde sos, qué edad tenés, a qué te dedicas…

Como ya saben me llamo Lucía, tengo 27 años y soy un poco de todo, pero la palabra que creo que engloba la totalidad de lo que soy es artista, ya que soy profesora y bailarina de danzas españolas y árabes, y me encanta escribir.

¿Tuviste siempre deseos o tendencia a escribir? ¿O surgió por algo especial? De ser así, y si se puede, nos gustaría que nos comentes un poco al respecto…

Tengo recuerdos de ser muy chica, alrededor de 7 años, y escribir canciones en la máquina de escribir de mi papá. Esa máquina para mí era todo un lujo, a pesar de tener una computadora a mano, siempre se sentía diferente el poder escribir ahí. Sentía que lo que escribía era más importante y llegaba más rápido al lector al estar en papel.

En ese entonces escribía sobre situaciones de la vida que no había vivido todavía, como desamores y engaños, eran textos súper exagerados, canciones dignas de una reina del drama. Crecí y sin darme cuenta, terminé escribiendo sobre los mismos temas, pero esta vez con conocimiento de los mismos. Básicamente, el haber pasado por situaciones como un divorcio por engaño, y un amor que ya no era amor, me hizo preguntarme realmente: ¿Qué era para mi el amor? ¿De qué manera podía ser una relación sana al %100? ¿Se puede amar a alguien sin tener una relación con esa persona? ¿Se puede perdonar a alguien que te rompe el corazón? ¿Es alguien más quién te rompe el corazón, o lo hace una misma al tener ciertas expectativas ante la otra persona? ¿Medimos nuestro valor en cuánto amor nos dan o en quiénes somos? Después de mucho meditar, creo que pude plasmar gran parte de esto en “Lo que quedo de mi cuando te fuiste”.

Recién nos adelantaste algo de tu obra, ¿qué más podés agregar sobre la misma?

Como venía diciendo, en “Lo que quedo de mi cuando te fuiste” van a  encontrar mis ideas sobre el amor incondicional, las respuestas a muchas preguntas que me hice sobre el amor, la relaciones, y como vemos el día a día. Claro que quien me conoce va a encontrar nombre a esos amores en cada texto, a pesar de que no estén ahí. Elegí ese título, que como muchos dicen es fuerte, porque es exactamente lo que quedo de mi corazón, por así decirlo, cuando un gran amor se fue, llevándose a uno más grande aún: mi hijo. Porque el amor no es solo de pareja, claro está, y quienes son madres, ya sea por adopción o lazo biológico, sabe lo fuerte que es ese amor. Ahora imaginen lo doloroso que es (para ambos)  no tenerlo más cerca por peleas de adultos.

 ¿Lees con regularidad? ¿Tenés algún autor preferido o que te haya inspirado para tus textos o para plasmar tus ideas en papel? 

Me gusta mucho leer, a veces pasan un par de meses que no leo nada y a la semana siguiente leo tres libros, no tengo control sobre mí cuando empiezo un nuevo libro. 

Mis autores preferidos resultaron ser todos españoles. En cuanto autores de libros, debo nombrar a Andrea Valbuena, Elvira Sastre, Marwan y Christian Pueyo. Todos jóvenes autores que saben cómo tocarte el alma en un poema. Pero también me inspira mucho María Rozalen, cantante española con unas letras que te desarman el corazón cuando estas frágil, pero que también te dan fuerzas para saber qué pedazos del mismo tomar y volver a armarlo, y cuáles dejar porque ya no sirven.

 ¿Te gustaría seguir escribiendo?

Me encantaría. En este momento empecé una novela, pero que va a ir muy de a poco. Esto se debe a que toca temas delicados y hasta a mí misma me cuesta a veces terminar de escribir alguna hoja porque me desestabiliza, ya que todo lo que escribo siempre está inspirado en algo que he vivido y a veces son cosas muy fuertes.

 ¿Qué se siente tener un libro tuyo publicado?

La verdad es que cuando tuve la vista previa de mi libro fue increíble, se me escaparon unas lágrimas de emoción y la ansiedad me comía. Después llegó el día de buscar los ejemplares y fui muy calma, hasta que lo vi, me volví loca, lo agarré como si fuese otro hijo y no pude dejar de mirarlo y sostenerlo con cuidado mientras sonreía.

 ¿Cómo fue tu experiencia con Tinta Libre Ediciones?

Excelente. Desde el día cero que fue cuando hice la consulta, hasta el día que me entregaron los ejemplares. ¡Me tuvieron muchísima paciencia! Les consulté mil cosas, di vueltas con el tema de la tapa, a último momento les consulté  si podía agregarle unos dibujos, y a todo respondieron muy amables y siempre positivos, dándome consejos a lo largo de lo que fue, como le digo yo, el nacimiento de este libro.

Si tuvieras que darle un consejo a otro autor que está por publicar su primer libro, ¿cuál sería?

 Tengo varios consejos, que me lo tuve que dar también a mi antes y después de publicar:

1-  Siempre escriban sobre lo que saben, así van a poder escribir con más facilidad y honestidad, lo que va a hacer mucho mas rápido y fácil el desarrollo del texto.

2- Que nadie les diga con cuál estilo deben escribir. Si te gusta escribir poemas en forma desordenada, en forma de listado de verbos, si no tiene palabras complejas de esas que nos hacen correr al diccionario, todo eso no importa. Importa que a vos te guste, por sobre todas las cosas. Las cosas más simples son las más lindas, y más aún las que salen de sentimientos sinceros.

3- La cantidad de ejemplares vendidos no hacen al escritor. Nunca midas lo valioso que es lo que escribiste por la cantidad de ejemplares vendidos y menos lo valioso que sos como autor. No a todos les gusta leer lo mismo. No todos los grandes autores son conocidos.

4- Dedicate un libro propio y guardalo. Siempre va a ser un lindo recuerdo.

5- Siempre va a haber alguien a quien inspires, aunque nunca te enteres. Siempre va a haber un ejemplar que sea el primer libro que decidió leer alguien y quizás, gracias a vos, siga leyendo. 

¡Muchas gracias Lucía por tu tiempo!

Gracias a ustedes, un placer haber participado de la entrevista.


Para adquirir el libro o conocer más sobre el mismo, ingresá a nuestra web haciendo click aquí.

Lula: ¿el recuerdo del futuro? – Fragmento de “Postales del Siglo 21”

En días claves para el ex presidente de Brasil, compartimos un fragmento de Postales del Siglo 21, el nuevo libro sobre política internacional del Analista Político Iván Ambroggio, junto al ex Canciller Rafael Bielsa.

Lula Da Silva fue un obrero metalúrgico y un sindicalista, de orígenes humildes. Fue uno de los principales organizadores de las mayores huelgas durante la dictadura militar. Pero este líder combativo tuvo una infancia difícil. En una biografía autorizada dijo que su padre era un pozo de ignorancia y un alcohólico. Trabajó desde niño como lustrín, y a los catorce años consiguió trabajo en una planta de producción de tornillos, donde trabajaba doce horas diarias, tras dejar la escuela en quinto grado, debido a la necesidad económica que asfixiaba a su familia. Buscó capacitarse en un oficio. Se inscribió en un curso de tornero mecánico impartido por el Servicio Nacional de Industria. Perdió parte de un dedo meñique utilizando una prensa hidráulica, en una fábrica de carrocerías de automóviles en 1964, justo cuando se instauró la dictadura que destituyó a João Goulart. Padeció hambre, frío, y exclusión, desde muy pequeño. En 1969, se casó con una obrera textil llamada María de Lourdes. Dos años después se confirmó que María estaba embarazada. Lula, feliz, esperaba su primer hijo. Pero el destino quiso que ese nuevo sueño no se cumpliera. Su esposa, víctima de una hepatitis no diagnosticada a tiempo, fue internada en el Hospital Modelo de San Pablo. Lula fue llamado de urgencia. Cuando llegó al hospital –con una valija repleta de ropita para su hijo y la alegría que desbordaba su rostro– recibió la espantosa noticia: su esposa y su hijito habían muerto. En los pasillos del Hospital, Lula aturdido y en estado de shock, se desmoronó sobre un sofá. La impotencia y el horror circulaban por sus venas. Su madre lo abrazó y lo contuvo lo que más pudo, en tan duro momento. Fueron tres años de tristeza extrema. Sus ojos ardían noche y día de tanto llorar. Esa angustia y ese dolor que no cabían en su pecho, lo acompañaron todo el tiempo. Cuando llegó a la presidencia de Brasil, la emoción de los recuerdos de su historia vital, seguramente lo invadió. Ese día, expresó con lágrimas en sus ojos: “yo que tantas veces fui acusado de no tener un título universitario, consigo mi primer diploma, el título de presidente de de la República de Brasil”. Nada le fue fácil en su vida; tampoco en la política. Fue derrotado cuando quiso ser gobernador de San Pablo, y tres veces en elecciones presidenciales. Las dificultades y las derrotas moldearon su carácter. Lula tomó cada derrota como algo propio y como aprendizaje. Fue el responsable que desde 2003 hasta 2008, casi 20 millones de brasileros fueron incorporados a las estadísticas como adquirientes de bienes de consumo. En español: todas esas personas dejaron de ser pobres. El programa “Hambre Cero” nació con la decisión de hacer un verdadero programa de integración social. Se focalizó en “los sin tierras”, las aldeas indígenas, la gente que vive en y de la basura, los grupos descendientes de esclavos y las zonas del nordeste. Se unificaron todos los mecanismos federales de transferencia en uno solo denominado “Bolsa Familia” (en portugués, bolsa significa beca).

Cuando las personas de mayores ingresos cuestionaban severamente los programas sociales, Lula más dolido que enojado, dijo: “su ignorancia es de tal magnitud que piensan que una familia prefiere vivir con 85 reales mensuales (42 dólares aproximadamente en ese momento), antes que ganar un salario digno de 616 reales mensuales (alrededor de 308 dólares, en ese momento). Estas palabras las pronunció en la entrega de 457 diplomas a jóvenes que estudiaron diferentes oficios, en un plan de inserción laboral parte de “Bolsa Familia”. 

Se retiró del sillón presidencial con el 80% de aprobación de su gestión. Este dato no es menor. Sólo a efectos comparativos, cuando Fernando Henrique Cardoso dejó la presidencia en 2003, tenía un 26% de aprobación. Luego del alejamiento de Lula de la presidencia y de la gestión de Dilma Rousseff que terminó en escándalo y en su destitución, su vicepresidente, Michel Temer, asumió la presidencia del gigante del MERCOSUR.

Los hechos de corrupción que salpicaron al gobierno de Rousseff  y pusieron en jaque al Partido de los Trabajadores (PT), dejaron en terapia intensiva la honestidad y la popularidad de Lula. La relación siempre compleja entre política y justicia hizo que el PT ganara millones (de repudios). Lula no podrá postularse en las elecciones de 2018 si es condenado por su presunta participación en la mega-causa de corrupción conocida como Lava Jato. No obstante, las escuchas que involucran a Temer, sumado a la actual situación social, cambiaron nuevamente el humor en las calles. Una encuesta de la consultora Datafolha reveló que Lula lidera la intención de voto para las elecciones presidenciales de 2018. Las tendencias indican que  Lula no para de elevarse en la carrera a la presidencia merced al rechazo que provoca el gobierno de Michel Temer. Reformas impopulares, ruidos fuertes de corrupción que involucran al presidente y su gabinete y una economía que no arranca, contrastan con la memoria de los electores sobre el gobierno del ex presidente más popular de la historia de Brasil. Según el estudio, Marina Silva es la única política en condiciones de vencer a Lula en segunda vuelta: 41 a 38%, diferencia considerada por Datafolha como “empate técnico”.

Los datos de Ibope también expresan que Lula fue el único candidato que aumentó su potencial de voto y redujo su rechazo con relación a abril del año pasado, cuando el porcentaje de los que decían que jamás votarían a Lula llegaba al 65%.

Según la consultora Ipsos, el actual presidente Michel Temer tiene hoy una popularidad de apenas 4%, la más baja de la historia para un mandatario ejercicio. El 87% desaprueba totalmente su actuación y el 92% cree que el país va en el rumbo equivocado.

Este escenario es propicio para la aparición de figuras como el extremista Bolsonaro, que defiende a la última dictadura (1964-1985) y de otras personas sin identificación partidaria, pero con prestigio social, como el juez Sergio Moro.

Lula, el ex presidente que logró que su país fuera la sede de los Juegos Olímpicos y del mundial de futbol, sabe muy bien que en política los enemigos son verdaderos y los amigos son falsos.

Nicolás Maquiavelo expresó en su obra El Príncipe: “los pueblos son ingratos e inconstantes”. En Brasil, los datos recientes confirman la inconstancia social a la que se refiere el pensador florentino en su polémico trabajo sobre política y poder. Lo concreto es que lo que ayer fue bueno, hoy puede ser nefasto y mañana maravilloso. La justicia y las urnas del año 2018 decidirán el futuro de Lula y de Brasil; y es probable, que definan si el destino del ex mandatario será la cárcel o nuevamente la presidencia.

*Se puede adquirir el libro Postales del Siglo 21, aquí: www.tintalibre.com.ar

Amar con palabras: relatos y cuentos de amor

Tras el gran éxito del especial de Navidad, y considerando que el día de San Valentín es una fecha perfecta para rodearnos de amor, es que les pedimos a algunos de nuestros autores que escriban cuentos cortos, donde este sentimiento mágico sea el protagonista. 

Una vez más, estamos felices de regalarles historias y promover la lectura a través de nuestro lugar como editorial.

Agradecemos a cada uno de los autores que formaron parte de esta iniciativa, y a todos ustedes, por motivarnos con sus comentarios positivos y sumarse en cada uno de nuestros proyectos.

¡Que se llenen de amor! 

LINK PARA DESCARGA DEL EBOOK: http://bit.ly/AmarConPalabras

Esperamos sus comentarios y, ¡que los disfruten mucho!

 

“Maras: las pandillas que horrorizan a Centroamérica”

 

Fragmento de Postales del Siglo 21, el nuevo libro sobre política internacional del analista político cordobés Iván Ambroggio, junto al ex Canciller Rafael Bielsa.

 

Las maras son las pandillas callejeras que transcendieron el barrio y que hoy ponen en jaque a ciudades y países enteros. Algunas tejieron vínculos con el narcotráfico y el crimen organizado. Su
nombre deriva de hormiga marabunta, una especie sumamente agresiva y guerrera, que no teme devorar a un animal más grande. Se organizan, atacan, muerden, devoran y destruyen todo lo que se interponga en su camino.

Las maras que agobian a Centroamérica, surgieron en los años sesenta, pero adquirieron mayor poder y relevancia a partir de los años ochenta. El Salvador, Guatemala y Honduras son los tres Estados donde los mareros se cuentan de a miles, igual que en México y en EE.UU. Las dos pandillas más grandes son: Salvatrucha y Barrio18. La extorsión es un método para  financiar su existencia. Mediante, la llamada “renta” o “impuesto de guerra”, las maras cobran una cantidad de dinero a las personas, especialmente a los trabajadores del transporte colectivo y a los comerciantes. La recolección del dinero, la efectúan con una frecuencia semanal o mensual. Si no se paga la renta, el colectivo es incendiado o la persona es asesinada sin contemplaciones.

En los años noventa, una de las marcas distintivas de los mareros, eran los cuantiosos tatuajes que exhibían en sus cabezas y en casi todo su cuerpo. Hoy, para evitar la estigmatización, algunos ocultan sus tatuajes, se los borran y/o se los hacen en zonas del cuerpo no visibles a simple vista. Poseen un lenguaje de señas y un código moral que contempla severos castigos y crueles actos de venganza.

Las maras nacieron en los Ángeles, como tribus urbanas para defenderse de otras etnias. Con la deportación efectuada por EE.UU. en 1992 –en virtud de los escándalos suscitados en Los Ángeles–, los mareros volvieron a sus países de origen (principalmente Honduras, Guatemala y El Salvador). Sexo, drogas y violencia desenfrenados, es un cóctel impactante que inunda las calles de los países donde estas pandillas residen. El narcotráfico no es su principal objetivo. No obstante, hay estudios que revelan sus conexiones y argumentan que la violencia ejercida por las maras fue el valor agregado que motivó que fueran contratadas por el cartel de Sinaloa, como ejército de combate. Las maras no operan en células (modus operandi propio del terrorismo) sino a través de clicas (banda barrial). La exclusión del sistema formal es un ingrediente que impulsa a muchos seres humanos a decidirse a vivir en un mundo de ilegalidad, violencia y extorsión.

Las recetas económicas que aconsejaban la implementación de una teoría fabulosa de derrame económico y desarrollo, durante los años noventa, merced a la implementación de privatizaciones sin límites y a un capitalismo sin responsabilidad social, dejaron profundas secuelas en las sociedades del hemisferio. Sus efectos fueron pueblos fragmentados y sumas dolorosas de desocupados y excluidos. Ya en 2011, un informe de Latinobarómetro reveló que 5 de los 10 países más desiguales del mundo están en América (entre ellos Brasil), y alertó que en América Latina, el 20% más rico concentraba el 57,8% del ingreso. En esta región del mundo vive el 10% de la población mundial y se produce alrededor del 30% de los homicidios del planeta. Sin dudas, uno de los principales factores del aumento de la violencia y la falta de seguridad tiene que ver con la mala distribución de la riqueza en Latinoamérica. 

Los integrantes de las maras, encuentran un sentido de pertenencia en estas organizaciones criminales, que no conocieron en el mundo formal. Y una vez que las personas ingresan a estas organizaciones, la salida (con vida) es prácticamente imposible.

 En síntesis: en películas donde imperan la vulnerabilidad y la exclusión, las vedettes suelen ser la violencia y la ilegalidad.

Puede adquirir el libro “Postales del Siglo 21” a través de nuestra web: www.tintalibre.com.ar

Especial: Cuentos de Navidad 2017


Papá Noel también pasó por Tinta Libre y nos dejó un regalo para todos ustedes: UN ESPECIAL DE NAVIDAD con DESCARGA GRATUITA

Como la Navidad es una fecha muy especial para todos, llena de grandes historias y mucha magia, y porque REALMENTE creemos en #RegalarLibros, es que convocamos a una selección de autores de nuestra Editorial, a que se sumen a una iniciativa de Cuentos Navideños de Tinta Libre, con el objetivo de ofrecerles a los lectores la posibilidad de conocer más al autor y de entregarles un poquito más de encanto para terminar el año. 
En esta oportunidad, tres grandes autores nos compartieron sus historias, palabras, recuerdos y fantasías. Agradecemos a los siguientes escritores y los invitamos a conocer sus títulos haciendo click en su nombre : María Elena ArrietaKarel Hänisch y Clara Gabriel.

Ahora sí, los dejamos con el link para que puedan abrir su regalito de Navidad:

 http://bit.ly/EspecialCuentosDeNavidad 

Esperamos sus comentarios y, ¡que los disfruten mucho!

Felices Fiestas


 

10 libros para regalar esta Navidad

Falta poco para la fecha del año preferida por la gran mayoría: Navidad y las fiestas. Época de reencuentros, brindis, cosas ricas para comer, abrazos y deseos de éxitos, y mucho, mucho amor y optimismo para lo que se viene. Para acompañar todos estos momentos inolvidables y esperanza de proyectos por comenzar, es que les presentamos también nuestros últimos títulos editados, de autores noveles, quienes como ustedes, tienen para este 2018 grandes sueños y deseos de convertirse en mejores escritores (más de lo que lo son hoy), y quienes ya han comenzado a transitar el camino para lograr ese cometido. 

Esta #Navidad te planteamos lo siguiente: regalá algo para siempre, regalá un libro. Y, por qué no, dale la oportunidad a un #novel.

¡Que disfruten de esta selección!

EN-AMOR-ANDO

Autor: Rocío del Pilar Luján

Género: Poesía

Cantidad de páginas: 120

Resumen:

El camino del (des)amor es un recorrido único e irrepetible que nos conduce a senderos de dolor, de angustia, de alegría, de paz, de amistad y de aprendizajes continuos.
No podemos evitar esos sentires porque son parte de la travesía de la vida y, en definitiva, son lo único que nos recuerda que estamos vivos.
Este libro de poemas va dirigido a las almas que están dispuestas a sentir sin miedos, luchar,mirarse, sufrir y levantarse una vez más POR AMOR.

Link: http://tintalibre.com.ar/book/421/En-amor-ando

 

CATARSIS COLECTIVA COLORIDA 4

Autor: Participantes Taller Literario

Género: Cuentos / Anécdotas / Reflexiones / Humor

Cantidad de páginas: 170

Resumen:

Una nueva edición en papel de Catarsis Colectiva Colorida es el testimonio de que es posible combinar el mundo digital con el tangible. Este grupo de aficionados a la escritura vuelven a reunirse en un libro para compartir algunos de sus textos publicados en Internet y otros inéditos que sorprenderán al lector. En esta obra conviven diferentes estilos que mantendrán interesado a quien se adentre en la aventura de pasear por renglones que a la vista son rectos y ordenados pero que esconden en sus entrelíneas diversos significados que hacen al sentido mismo de la literatura. Nuevos integrantes se suman a esta edición 2017, volumen 4 de Catarsis Colectiva Colorida, renovando el compromiso de ampliar esta hermosa comunidad de personas apasionadas por la lectura y la escritura. Catarsis Colectiva Colorida es un grupo que nació en 2013 en Facebook (www.facebook.com/catarsiscolectivacolorida) y que fue creciendo con el paso del tiempo, logrando editar ya el cuarto volumen, en un acuerdo tácito con el formato libro… para que nunca pero nunca, desaparezca alguna alternativa que llene de vida la literatura.

Link: http://tintalibre.com.ar/book/422/Catarsis_Colectiva_Colorida_4

 

LO QUE QUEDÓ DE MI CUANDO TE FUISTE

Autor: Lucía Ledesma

Género: Reflexiones / Biografía

Cantidad de páginas: 122

Resumen:

El arte no es una ciencia exacta que se pueda juzgar como algo que está bien o mal. Lo que se escribe desde el corazón no puede tener errores. Así que si querés escribir, bailar, cantar, dibujar o pintar piedritas de colores, hacelo, porque todo lo que llena el alma y ayuda a abrazar al dolor para después soltarlo, es necesario y nadie puede hacerte sentir que debe ser de otro modo. Expresémoslo, mostrémoslo, aunque sea demasiado triste o exageradamente feliz.

Link: http://tintalibre.com.ar/book/426/Lo_que_quedó_de_mí_cuando_te_fuiste

 

Y LOS SAUCES LLORARON

Autor: Célica Landolt

Género: Poesía

Cantidad de páginas: 94

Resumen:

En las primeras dos décadas de vida, se reúnen miles de palabras que intentan explicar lo que hace, lo que piensa y lo que siente un joven, pero pocas son las que se eligen. En poemas y cuentos imaginados, Y los sauces lloraron capta una esencia particular de sueños, memorias y cambios vividos en cinco capítulos que rozan la naturaleza y van madurando.

Link: http://tintalibre.com.ar/book/427/Y_los_sauces_lloraron

 

EL OLOR DE ISLA VERDE

Autor: Néstor Aquilante

Género: Biografía / Novela

Cantidad de páginas: 84

Resumen:

En un pequeño poblado de la pampa gringa, transcurre la vida de un niño, junto a sus padres y sus dos hermanos, un varón y una niña, mayores que él. Anécdotas, que reviven experiencias, pintan una época donde la sencillez y la simpleza, son valores fundamentales. Y el olor, como un vehículo más certero que la memoria, traslada al presente la síntesis de lo vivido, aportando con su sutil impresión, la posibilidad de revisar, de reconstruir, de acomodar, de descartar o de integrar en una totalidad única, como es cada ser, el aporte de la infancia en una vida.

Link: http://tintalibre.com.ar/book/415/El_olor_de_Isla_Verde

 

LA PLUMA DE CRONOS

Autor: Victor Jouvardás

Género: Cuentos

Cantidad de páginas: 122

Resumen:

Este libro propone distintas facetas que van desde la épica, la fantasía, el amor, la ilusión, el terror y lo abstracto, marcando en cada una de ellas un tinte poético, acompañado en más de una ocasión de pequeñas realidades que se confunden entre ellas, para el deleite del espectador y lector.


Link: http://tintalibre.com.ar/book/419/La_pluma_de_Cronos

 

CORTOLETRAJES

Autor: Facundo Martínez

Género: Cuentos

Cantidad de páginas: 110

Resumen:

CortoLetrajes invita a explorar escenarios diferentes y fascinantes, inhóspitos y familiares, desconocidos y confortables. En esta selección de cuentos cortos, el tiempo avanza y retrocede, se acelera y se detiene. El agua, el fuego y al aire seducen a quien husmea las vivencias de sus personajes. La creación literaria dialoga constantemente con la formación de su autor, que se desempeña en el campo de la comunicación y trabaja a diario para ponderar la palabra. Una veintena de historias que desglosan lo cotidiano con acidez, lo intervienen en clave humorística y desarman lo naturalizado como aquel envase “que se sale de su molde y obstruye toda la matriz de producción”.

Link: http://tintalibre.com.ar/book/428/CortoLetrajes

 

MISTER MASTER

Autor: Esmeralda Canga

Género: Misterio – Policial / Novela / Humor

Cantidad de páginas: 210

Resumen:

En esta oportunidad, incursiona en la aventura con mucho humor. Un doctor y su casual ayudante se verán envueltos en una trama que los obligará a repensar su futuro como detectives. Ambas historias son una rara mezcla de hechos y actores ficticios, personas reales de siglos anteriores, y gente actual. El resultado es desopilante.

Link: http://tintalibre.com.ar/book/410/Mister_Master

 

EL CRIMEN DE LA MONNA LISA

Autor: Esther Shocrón Alberdi

Género: Misterio – Policial / Novela

Cantidad de páginas: 130

Resumen:

Algo muy grave ha sucedido en la noche borrascosa de la vieja Florencia.¡Y ella se torna rojo sangre! Un grito desgarrador surca las calles y atropella la paz de la ciudad dormida. La monna Lisa vive un matrimonio feliz junto a su apuesto consorte, cuando algo que descubre la hace incurrir en un túnel de acontecimientos muy oscuros y peligrosos. Su familia, sus amistades y demás gente que la rodean, circulan a su alrededor dejando misterios, hasta que la muerte golpea su puerta. “El crimen de la monna Lisa es una novela policial de ribetes que apasionan desde la primera hoja, y que lleva a los protagonistas a transitar vivencias inusitadas. Amor, odio, venganza y otros sentimientos profundos nutren muy dinámicamente esta agitada y atrapante historia. Siempre con la participación de un nuevo narrador que se agrega a la historia de la literatura, denominado “neonarrador”.

Link: http://tintalibre.com.ar/book/413/El_crimen_de_la_monna_Lisa

 

COLECCIONISTA DE FRACASOS

Autor: Gustavo Petrini

Género: Cuentos

Cantidad de páginas: 130

Resumen:

A diferencia del primer libro (cuentos desde el exilio y más acá), este no tiene un espacio físico ni temporal donde suceden los hechos que se narran, sino más bien se destacan actitudes humanas, experiencias de vida y sistemas sociales y culturales. Son cuentos de situaciones de vida donde uno se puede sentir reflejado y puede encontrar puntos y cosas en común con cada una de las historias escritas. El primer cuento, y que da título al libro “Coleccionista de fracasos”, es una muestra de que mientras la mayoría escribe historias de otros, el autor se anima a escribir de sus fracasos y eso ya es una especie de revolución, un poco masoquista por cierto, pero muy real y muy directa. En el cuento “un amor imposible”, refleja una historia de amor en tiempos de avances tecnológicos y a través de redes sociales, con los peligros y las distorsiones que eso provoca y donde las mentiras son moneda corriente. Cada cuento es una historia, cada historia tiene vida propia, cada lector podrá disfrutar de su propio viaje a través de los distintos relatos.

Link: http://tintalibre.com.ar/book/414/Coleccionista_de_fracasos

 

Entrevista a Esther Shocrón Alberdi, autora de “El crimen de la monna Lisa”

Uno de nuestros últimos títulos editados es “El crimen de la monna Lisa”, una historia policial que está llena, también, de romance. Es la historia de la vida matrimonial de monna Lisa, una mujer feliz hasta que comienza a ver reacciones en gente de su entorno, inclusive en su marido, que le hace pensar que pretenden matarla. A continuación conoceremos un poco más de este libro y de su escritora, Esther Shocrón Alberdi. 


Buenas tardes Esther, ¿podrás contarnos brevemente un poco sobre vos y tu vida profesional?

Cuando era chica quería ser azafata, porque en la TV había un personaje que era una azafata alta y rubia. Quizás pensaba, en mi subconsciente, que si era azafata sería alta y rubia.

Averigüé que, para hacerlo, tenía que estudiar inglés, ¡y desistí de inmediato! Me contenté con hacer la carrera de dibujo y pintura, en la escuela de Bellas Artes; cosa que me gusta mucho y tengo cierta habilidad, sin embargo, luego de concluir el primer año, sentí que no me gratificaba en plenitud y a partir de ello ingresé en la carrera de Perito Fotógrafa, título que obtuve con mucha alegría. Posteriormente, a instancia de una compañera, ingresamos a la facultad, donde egresé como licenciada en comunicación social.

¿A qué edad empezaste escribir y que fue lo primero que escribiste?

En ese transcurso de mi carrera universitaria, mi madre fue a la presentación de un libro de un escritor que venía de Buenos Aires: José Narosky, un famoso aforista. Yo tenía dos aforismos escritos, y su lectura me estimuló a escribir mi primer libro.

¿Planificas tus escritos al detalle antes de escribirlos o van surgiendo sobre la marcha de manera espontánea?

Depende el género que escriba. He escrito aforismos, cuentos para chicos y grandes, superación personal, novelas históricas, novelas policiales y dramáticas. Según su extensión y complejidad suelo tener una idea de como comienza y como termina la historia, pero tengo que elaborar una historia que rellene el libro. En el caso de mi novela histórica “Belgrano el amante”, próxima a salir, ya tengo un material histórico definido, y cronológico, que debo respetar. Está en uno seleccionar el contenido y enriquecerlo con la parte romántica, donde se incorpora la ficción.

Tu último libro se publicó hace poco y se titula “El crimen de la monna Lisa”, ¿podrás contarnos en pocas palabras de qué trata el mismo?

Una noche oscura y con llovizna se ve alterada en la antigua Florencia. Desde la ventana con luz de una llamativa casona, próxima al rio Arno, se escuchan gritos desgarradores. Luego, se repite otro. Pocos segundos pasan, cuando un disparo estruendoso estalla tras aquella ventana despierta. Hay gente que corre en su interior, quienes encuentran tendida en el piso, el cuerpo sangrante de la monna Lisa. ¿Quiénes o quien ha sido el autor de semejante echo y el porqué de su actitud? Es la historia apasionante a desentrañar.

¿Cómo surge la idea de escribirlo?

A raíz de tener la curiosidad de saber quién era realmente la modelo de Leonardo Da Vinci, e investigar cómo fue su vida.

¿Consideras que hay alguna característica que diferencia tu libro de otros del mismo género?

Sí, el narrador de esta obra es diferente al común de las otras. Se ubica en sitios inverosímiles. Ello provoca que el lector viva con más intensidad lo sentimientos de los personajes y se resalten con mas vividez las emocionantes escenas que transitan, y por momentos, padecen sus integrantes. Además, es una historia apasionante de una mujer apasionante.

Actualmente, ¿estás trabajando en algo nuevo o tenés textos inéditos con ganas de publicar próximamente?

Estoy dando los toques finales a un drama que acontece en EE.UU., cuyo preocupante tema compromete a la humanidad. Además, ya tengo concluidos cuatro manuscritos: una novela histórica y tres cuentos infantiles.

Si tuvieras que decirles unas palabras a los lectores antes de que lean tu libro, ¿cuáles serían?

Este libro es una caja de sorpresas, con elementos intensos, con los cuales les aseguro “disfrutarán”.


Agradecemos a la autora por su tiempo y los invitamos a ustedes a conocer más sobre el libro haciendo click aquí.

Además pueden seguirnos en nuestras redes sociales (facebook e instagram) para enterarse de todas las novedades. 

¿Lees libros electrónicos? Te contamos todas sus ventajas

Leer nos hace mejores, nos llena de conocimientos, estimula la concentración y la empatía, mejora la habilidad de expresión e imaginación, entre muchos beneficios más.

¿Leer en formato digital también tiene todas estas ventajas? Leer, ya sea en formato papel o a través de un dispositivo digital, es lo que importa. Muchas veces cuando pensamos en la lectura digital, automáticamente decidimos que no puede compararse con el papel por diversos motivos. Y a pesar de que estamos de acuerdo en que leer en papel tiene su romanticismo, leer en un dispositivo electrónico, tiene también muchas ventajas y la lectura será igualmente enriquecedora. 

En la siguiente nota, presentaremos un listado de ventajas que posee la lectura de ebooks, una tendencia que crece fuertemente en todo el mundo y en la Argentina, y que por más que cueste aceptar, tiene grandes beneficios.


¿Por qué leer en formato e-book?

  • Espacio: las personas que disfrutan mucho de leer, seguramente poseen gran cantidad de libros. Y, aunque pueda sonar exagerado, muchas veces encontrar lugar  para más ejemplares puede convertirse en toda una problemática. En estos casos, el ebook es una gran opción. Los mismos no ocupan espacio y se pueden guardar gran cantidad de títulos en un solo dispositivo y armar una “biblioteca” propia allí mismo. 
  • Precio: existe una gran diferencia entre los precios de los libros impresos y los que son formato digital. La mayoría de las veces, estos últimos cuestan la mitad de lo que valdría el mismo título en formato papel.  
  • Inmediatez: escuchaste una buena recomendación, leiste una buena reseña y te surgieron ganas de leer un libro que no tenés, con el formato digital, podés comenzar a leerlo en poco más de 2 minutos. Gracias a distintas tiendas virtuales, es posible enamorarte de un libro y leerlo  inmediatamente sin siquiera salir de tu casa. Algunos estudios afirman que por esta razón, y por los precios, se está leyendo más.
  • Dispositivos: el mayor “problema” que los lectores encuentran al momento de leer en formato digital, es la incomodidad de usar una computadora, tablet o celular para la lectura. Sin embargo, en la actualidad existen dispositivos que están diseñados exclusivamente para esta actividad, lo que imita la experiencia de leer en papel en un 100%. Uno de estos dispositivos es Kindle,  cuya calidad de lectura es muy similar a la del papel tradicional, gracias, entre otras cosas, al uso de tinta electrónica, una tecnología muy eficiente que no necesita retroiluminación y posee una gran movilidad.
  • Movilidad: se puede llevar una biblioteca entera en un lector electrónico. Ya no hay que estar pensando si el nuevo libro que compraste te entra cómodo o no en la mochila o en qué hacer con tus libros cuando te vas de vacaciones o de viaje por un largo tiempo. Llevar un “ebook” es súper liviano, podés tener todos los libros que quieras dentro, y algunos dispositivos de los nombrados anteriormente vienen en diferentes tamaños para que cada lector elija el que más se adapte a su comodidad.
  • Aplicaciones: los dispositivos vienen con diferentes aplicaciones y herramientas que mejoran aún más la experiencia, entre ellos: disponibilidad de diarios, periódicos y publicaciones digitales que disponen de una versión para e-readers, la posibilidad de sincronizar el progreso de lectura, los marcadores de libro, búsquedas de palabras clave, diccionarios, traductores, entre otras cosas.
  • Se pueden adaptar para cada lector: los ebook permiten ajustar el tamaño y tipo de letra, aspecto que es muy positivo para aquellas personas con dificultades visuales. Además se permite también escoger el color del papel.
  • Luz: los dispositivos específicos para lectura de libros electrónicos, poseen una tecnología avanzada de pantallas iluminadas que permiten graduar la iluminación con el objetivo de facilitar la experiencia de la lectura, ya sea diurna o nocturna.
  • Los Ebooks son interactivos:  los libros electrónicos permiten compartir tus citas favoritas en Facebook, Twitter y otras redes con solo un clic. También podés conocer cuáles son las partes favoritas de otros lectores.

Como hemos visto, la lectura de ebooks es toda una tendencia que se está desarrollando (o ya está desarrollada en otros países) para ofrecer al usuario iguales o mejores experiencias de lectura que el libro en papel.

Desde nuestra editorial, creemos que cada vez se utilizará más este tipo de dispositivos para la lectura, por todos los motivos que se nombraron anteriormente. A partir de esto es que ofrecemos la mayoría de nuestros títulos en este formato, adelantándonos así a la gran tendencia del mundo literario.

Pueden ver nuestros ebooks ingresando en nuestro catálogo online y seguirnos en nuestro facebook e instagram para más novedades.

 

Carolina Muñoz de cerca: autora de “Mi Centro Mi Potencia”

El libro “Mi Centro Mi Potencia” es un título de los más vendidos y recomendados de nuestra Editorial. Hoy quisimos acercarles a los lectores un poquito más sobre la persona que lo escribió, Carolina Muñoz, y sobre su experiencia en todo este proceso que implica publicar un libro que pueda ser útil para los demás.


Si tuvieras que describirte brevemente como profesional y escritora, ¿cómo lo harías?

Soy una enamorada de mi profesión. Amo lo que hago y lo disfruto muchísimo. Soy una eterna aprendiz y buscadora. Nunca dejo de formarme, estudiar, investigar y buscar nuevas herramientas que me ayuden en el camino de ayudar a sanar. Comprometida y apasionada. No me considero “escritora”, siento grande el título. Mi acercamiento a la escritura fue más un pedido de mis pacientes que una inquietud personal. Y me motivó la posibilidad de poder llegar a más personas y aportar mi granito de arena en la búsqueda del bienestar.

¿Podés contarnos en algunas pocas palabras sobre qué trata tu libro “Mi Centro Mi Potencia”?

 Mi Centro Mi potencia es un recorrido y un desarrollo de los conceptos de omnipotencia e impotencia, lugares de mucho sufrimiento que nos alejan de nuestra verdadera potencia en la vida. Mecanismos de defensa y formas de vincularnos, que en algún momento de la vida nos resultaron funcionales para sobrevivir en nuestro sistema familiar, pero que después se vuelven limitantes y nos generan conflictos y sufrimientos. El libro describe como vamos desarrollando estas formas de estar y relacionarnos, y nos orientan en la búsqueda de lugares más sanos, para nuestro crecimiento personal y vincular.

 ¿Por qué escribiste sobre esta temática? Siendo licenciada en psicología, debes haber estudiado y analizado diversas corrientes y miradas posibles sobre distintos aspectos de la vida, ¿hay alguna experiencia propia pasada que te haya llevado a tener esta mirada particular sobre la vida?

 Elegí esta temática después de muchos años de observar esta problemática en la clínica con pacientes. Fui desarrollando conceptos y estrategias de abordaje que resultaron de mucha utilidad para el bienestar. Esta mirada me permitió abordar, de manera sencilla y práctica, dificultades que de manera recurrente se presentaban en el encuentro con las personas que consultaban. También, en la búsqueda de mi propio bienestar, en la tarea de mirarme y trabajar mis propias dificultades, fui reconociéndome en estos lugares de limitación, y encontrando adaptaciones creativas en las formas de estar y vincularme. Sólo después de mi trabajo personal con esta temática, fue posible un desarrollo para ayudar a otros a mirarse y entenderse desde esta mirada.

 ¿Tuviste que hacer muchas investigaciones para poder escribir este título “Mi Centro Mi Potencia”?

 El desarrollo de este libro se basa fundamentalmente en mi experiencia clínica. Tengo, además de la licenciatura en psicología, formación en Gestalt y Constelaciones Familiares. Fui relacionando este abordaje con conceptos de ambos enfoques, pudiendo llegar a una visión más integrativa o integral de la problemática.

 ¿Cómo se refleja esta perspectiva y esta permanente tarea de “SANAR” en tu día a día? Contanos si tenés rituales, algunos ejercicios o momentos dedicados específicamente a esto.

 Mi día a día es coherente con todo mi desarrollo. Estoy convencida de que no podemos “dar cátedra” ni consejos, sino vivimos con nuestro ser aquello que queremos enseñar. Perdemos credibilidad si no mostramos con el ejemplo, o con el “propio cuero” aquello que queremos transmitir con nuestro discurso. De hecho, como dije más arriba, también poder desarrollar esta temática fue posible después de un trabajo personal con mis propios lugares de omnipotencia e impotencia. Es un estilo de vida, más que un trabajo, donde el “has lo que digo y no lo que hago” no aplica. Creo que un terapeuta no puede vivir de forma incoherente con aquello que desea transmitir.

 ¿Cuál fue la devolución que recibiste de la gente?

La devolución de la gente fue y sigue siendo hermosa y muy gratificante. Recibir mensajes de felicitación, comentarios de cuanto les gustó el libro, cuanto los está ayudando, de la manera en que pueden entender o mirar lo que les ocurre, es maravilloso. Permanentemente me piden ejemplares para regalar a algún amigo, familiar o conocido. No sólo se identifican mucho al leerlo, sino que también van reconociendo a otros, en sus vínculos y en las maneras de vincularse, y no quieren dejar de transmitir a otros lo que han podido ver como novedoso. Para mi es hermoso saber que el objetivo se cumplió.

¿Considerás que tu libro ha generado cambios positivos en las personas que lo leyeron?

Absolutamente. Considero que quienes lo leen tienen la posibilidad de mirarse y reconocerse desde otro lugar. Entender cómo se vienen comportando y relacionando, y aprender formas más sanas. Sanan individualmente y sanan sus vínculos. Aprenden maneras de ESTAR más sanas, alivian sus síntomas, se relacionan mejor y logran mayor bienestar.

 ¿Y publicarlo impactó de alguno modo en vos? ¿Sos la misma persona que eras antes de editar “Mi Centro Mi Potencia?

Si algo me ha sumado esta experiencia es enriquecimiento y agradecimiento. Me enriquezco con cada devolución, con cada comentario. Me sano con ellos. Voy ganando bienestar. Y estoy profundamente agradecida a cada uno de quienes me leen, y de la posibilidad de llegar a muchas personas que jamás tendré como pacientes. Soy la misma, versión mejorada.

 ¿Tenés pensado escribir un segundo libro al respecto? Sí es así, contanos un poco más…

No descarto la posibilidad. Son momentos de “inspiración” donde puedo dedicar energía a darle una forma escrita a  mi quehacer cotidiano. Poner en palabras, de otra manera, aquello que expreso todos los días en mi consultorio.

 Por último te preguntamos, ¿cómo fue tu experiencia con Tinta Libre Ediciones?

Realmente la experiencia fue excelente. Nunca había sido un proyecto para mí el hecho de escribir un libro, con lo cuál no tenía la menor idea de cómo hacerlo. Lo mío era el “uno a uno” con cada paciente, en un vínculo de intimidad que se desarrollaba en el consultorio. El equipo de Tinta Libre, empezando por Gastón y siguiendo por cada uno de quienes trabajan con él, me fue conteniendo, guiando y orientando en todo momento, para que fuese una experiencia fluida y agradable, llevadera y gratificante. Me sentí muy acompañada y confiada. Desde el primer día de mi consulta, en la página de internet, hasta hoy, que siguen presentes y comprometidos con la tarea que tan bien realizan. Muchas gracias!!!!…de corazón.


¡Muchas gracias a vos Carolina! Por tu tiempo y tu dedicación para que todos tengamos “a mano” la posibilidad de sanar y lograr nuestro bienestar. 

Pueden adquirir el libro o conocer más sobre el mismo haciendo click aquí.