Freud pa’ lo’ pibe’ surgió como una cuenta de Twitter que hoy tiene 105k seguidores. Además, existen las cuentas de Instagram con 38k y el facebook que cuenta con más de 200.000 seguidores. Luego, este proyecto se plasmó en un libro, que junto a Tinta Libre Ediciones (sello #InkFluencer) sacó su segunda edición: Freud Pa’ Lo’ Pibe’ – Enredados en la Red.

David Martorelli, es el creador de todo esto, y hoy nos gustaría contarte un poco más sobre él, su libro y su proyecto. ¡Acompañanos! 


Hola David, en primer lugar queremos agradecerte por tomarte este tiempo para respondernos algunas preguntas y acercarte más a los lectores. En primer lugar nos gustaría que nos cuentes un poco de vos, algunos aspectos personales que consideres que está bueno que se conozcan, y algo sobre tu vida profesional.

Tengo 34 años. Trabajo hace varios años de Analista en Logística, sí, algo analizo… pero en este caso son números. Estoy adeudando algunas materias para recibirme en el Profesorado de Psicología y Filosofía que curso en el Alicia Moreau de Justo. Ahí fue donde leí por primera vez a Freud y me atraparon muchas de sus teorías, como las de otros autores. Soy de las personas que prefieren más el verde que el asfalto de Capital, aunque viví varios años en el caos de la ciudad, donde todos corren atrás de algo todo el tiempo. Me gusta detenerme a ver las cosas simples, creo que lo mejor es vivir de a pequeños momentos felices y no estar en búsqueda todo el tiempo de la felicidad plena. Por ejemplo, llegar a casa, tomar unos mates en el parque de casa y jugar con mi perra… Eso me hace el día. 

 ¿Qué fue primero: el libro o la cuenta?

Primero fue la cuenta de Twitter. Creo que ya lo conté un par de veces… Nunca pensé que podía llegar a tanta cantidad de seguidores. La abrí apostando con mi novia a que llegaba a mas de 10 mil seguidores… ¡Hoy tengo más de 104 mil! Después surgió sumar Facebook e Instagram. El libro fue algo que nunca tuve en mis planes, pero de a poco me fui metiendo en un mundo nuevo. Pasar de escribir en 140 caracteres, ¡a escribir un libro! ¡Todavía no caigo que muchos los tienen en sus bibliotecas!

 ¿Cómo surge la idea de este proyecto?

Creo que nunca estuvo muy planificado. Se fue dando solo y fue tomando su forma de acuerdo a la dinámica de las redes sociales. Empezó como un juego, y todavía lo es para mí.

 El éxito y la repercusión de esto es muy grande y la gente se sigue sumando cada día, ¿alguna vez pensaste que iba a ser así? ¿Cómo lo imaginaste en una primera instancia?

Nunca lo imaginé. Suena a auto-ayuda o algo así, pero es un sueño que nunca soñé. Para mí es un juego, un cable a tierra de mi trabajo de oficinista. Un hobbie que me hizo escribir un libro y también estar muy pendiente de si me mandan historias con la cábala jajaja… 

¿Qué se siente saber que sos cábala de los estudiantes de psicología? Para los que no conozcan de qué se trata esto, contanos un poco más…

No me acuerdo bien cómo surgió, pero la cábala consta de escribir #FreudPaLoPibe en los apuntes o a un costado del examen… ¡Y aprobás!  Lo más gracioso es que empezó siendo cábala de estudiantes de psicología, ¡pero pasó a otras carreras! Ahora que la utilizan tantos es una responsabilidad jaja pero por suerte nadie desaprueba, ¡o eso dicen!

 Una pregunta que siempre nos intriga mucho es, ¿con cuál de los personajes te identificás más? ¿Ello, yo o SuperYo?

Con el SuperYo, aunque me gustaría relajarme como el Ello. Pero los que me conocen saben que tengo mis estructuras y responsabilidades a nivel de SuperYo que se puso la gorra jaja.

 Esto de pensar lo que significa y cómo nos influye que “nos claven el visto” es un tema que tocás en tu libro. Trabajando como lo hacés en las redes sociales, ¿cuánto te importan a vos las interacciones de los lectores, que te respondan o no, o cualquier reacción que implique “que puedan clavarte el visto?”

Es una pregunta para pensar… Me doy cuenta que quizás en los comienzos, cuando tenía pocos seguidores esperaba las respuestas o las cantidad de RT o me gusta de la publicaciones. Mi ansiedad no ayudó mucho en ese momento… Calculo que primero tuve que enredarme yo mismo en las redes sociales, ver cómo me afectaba, y como nos afectan ciertas cosas para luego poder escribir sobre el tema.

Contanos un poco cómo fue el proceso de reeditar el libro junto a Tinta Libre Ediciones, vos anteriormente habías realizado una edición independiente…

Me contacte por redes sociales con Gastón porque vi el trabajo que venían haciendo con otras cuentas. La verdad es que, aunque él es mas ansioso que yo jajaja, pudimos hacer algo muy bueno juntos, estoy muy contento con esta reedición.

 Actualmente, ¿estás trabajando algo nuevo? ¿Qué nos traerá próximamente David?

En este poco tiempo de escritor, aprendí que lo mejor es no contarle nada a la editorial hasta tener, al menos, 200 hojas escritas jaja. ¡Así que nada por ahora!

 Por último, te pedimos que nos dejes algunas palabras para aquellas personas que están trabajando en sus libros y todavía no se animan a dar el primer gran paso, ¿qué le diría Freud a esos pibe’?

Que salgan de su zona de confort, que confíen en ellos mismos. Que se suelten en la escritura que es la mejor forma de trasmitir las ideas que uno tiene tan enredadas en la mente.

 


“Para empezar me pareció pareció re interesante, me identifiqué muchísimo con la parte que decía “que nos sacamos una foto y vemos si va para el perfil” y que todo el tiempo estamos conectados, que nos descargamos mediante Twitter y que usamos Instagram para mostrar todo lo bueno que nos pasa, o simplemente lo que queremos mostrar. Tiene mucha verdad cuando dicen que no disfrutamos las cosas a nuestro alrededor por estar metidos en un “mundo virtual”, y como nos sentimos lo expresamos con los emojis. Realmente después de leer ese libro, es como que me puse a pensar mucho. Después de leerlo me junte con unos amigos y observé como todos estaban con sus teléfonos y nadie hablaba de nada, o simplemente ni se miraban a la cara, todo el tiempo necesitan saber que pasa en las redes o tenían la necesidad de subir tal historia para que la gente vieran que hacían. Cuando vas por la calle, la gente constantemente mira sus teléfonos y no se fijan si viene un auto, o el semáforo esta en rojo, ellos simplemente siguen mirando sus mensajes, como si una red social fuera mas importante que nuestras vidas. Una vuelta leí por ahí en un artículo de un diario, que decía que hay una enfermedad llamada “vibración fantasma”. Esa enfermedad era que vos sentías como si tu teléfono sonará o le llegara un mensaje pero cuando te fijabas no había ninguna notificación. También decía que era la necesidad de mirar el teléfono, o estar pendientes de las notificaciones que nos llegan. El uso de las redes puede ser bueno o malo, es depende de como la use cada uno. En fin, el libro te hace reflexionar muchísimo”. 
Abril Morales, 17 años
Córdoba capital

Podés conocer su obra haciendo click aquí y seguirlo en sus redes sociales a través de los siguientes links:

FACEBOOK

TWITTER

INSTAGRAM

 

David Martorelli, autor de “Freud pa’ lo’ pibe'” – De las redes al papel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *