Por Melina Jaureguizahar

El narrador es un elemento más, tanto como el argumento o los personajes, y también ha sido creado por el autor para que relate la historia. El tipo de narrador va a variar conforme a la información que el mismo maneje sobre la trama, los personajes, etc., y del punto de vista que adopte.

Tipos de narrador:

Narrador omnisciente (que todo lo sabe): posee conocimiento absoluto de los hechos y absoluto. Sabe todo sobre los personajes: sus sentimientos, sensaciones, intenciones, planes… La omnisciencia consiente diferentes grados de implicación. Hay casos en que el narrador incluye intervenciones y comentarios al lector.

Narrador observador: relata aquello que puede observar.

Narrador protagonista: quien narra la historia, a su vez, es el protagonista. Este tipo de autor se puede observar en las autobiografías.

Narrador personaje secundario: se trata de un testigo, alguien que ha asistido al desarrollo de los hechos. En ocasiones puede tratarse de más de un testigo (por ende, más de un narrador).

Finalmente, el narrador puede referirse a él mismo. Es como que está contando el relato a su propio ser.

Conocer el tipo de narrador que se va a aplicar a un escrito, sin lugar a dudas es de gran incidencia en el producto final. Si tomamos en cuenta que el significado de un texto se co-produce entre autor y lector, el narrador, sin lugar a dudas, es la herramienta que ayuda a esta construcción.

Para saber más sobre los tipos de narrador y hacer ejercicios, hacé click aquí

El narrador, elemento clave en todo escrito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *