Por Melina Jaureguizahar

Todos sabemos que el significado de un escrito posee una construcción activa tanto del autor de mismo, como del lector. Por ello, podemos establecer como punto de partida, que la construcción de significado de cualquier trama narrativa, es complejo y bipartito.  Y en esta doble entramada, se halla también la construcción del suspenso.

Para la RAE, la palabra suspenso designa: “Expectación impaciente o ansiosa por el desarrollo de una acción o suceso, especialmente en una película cinematográfica, una obra teatral o un relato”. Es decir, es un trabajo psicológico que genera emociones varias, a cerca de la continuidad o conclusión de una trama audiovisual o escrita. En esta última nos centraremos nosotros.

Una de las grandes ventajas con las que cuenta el autor de un relato de esta naturaleza, es que si explora a consciencia aquellas situaciones que a él mismo le aportan a una sensación de suspenso, seguramente, ha de lograrlo en cierta medida en sus lectores.

Pero he aquí una serie de características a tener presentes al momento de lograr un escrito acabado, y que logre el objetivo antes mencionado.

  • El misterio: la creación y mantención a lo largo del relato de alguna o algunas situaciones de misterio, son el eje vertebrador de este tipo de historias. Desde un presunto ladronzuelo de poca monta, hasta un asesino serial o desapariciones tan alocadas como inexplicables, son buenos ejemplos de ello. Sin embargo, es fundamental que este misterio se halle amalgamado al relato, contextualizado en el mismo, a fin de ser parte del escrito total.
  • Situaciones intrigantes. Hablar de intriga es hacer mención a situaciones pergeñadas por los personajes, de las cuáles solo conocemos una parte. Por ejemplo, un plan para robar el diamante, el cual se hace saber en parte o con tres o cuatro variantes, sin especificar cuál será la elegida.

Con estos componentes, ningún relato de suspenso puede ser un fracaso. Eso sí, ambos deben estar acompañados por la buena mano y el ojo crítico del autor, que siempre debe contextualizar las situaciones a un marco global: el texto.

Generar suspenso
Tagged on:     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *