“Prodigius, la batalla por la verdad”, es una de las últimas novedades de la Editorial. Hoy queremos acercarles un poco de las palabras y la historia de Tomás Scarpatti, su autor. Con tan solo 18 años publicó su primer libro, que tiene una base fundada en sus estudios de filosofía y que logró combinar con la ficción. No les decimos más, podrán conocerlo en la siguiente entrevista:

Contanos un poco sobre vos, de dónde sos, qué edad tenés, a qué te dedicas…

Nací y vivo en la ciudad de Córdoba, tengo diecinueve años y soy estudiante de Filosofía. Aunque sea muy nuevo en la carrera, es la razón por la que empecé a escribir.

¿Escribís desde niño o es una pasión que surgió más de grande?

La verdad que desde que era chico escribir cuentos se me hacía fácil y disfrutable, pero eso no pasaba de las tareas del colegio y una que otra historia en mi tiempo libre. Nunca fue un hobby hasta los dieciséis, cuando empecé a escribir Prodigius sin experiencia previa en novelas, así que sí, es una pasión que me surgió recientemente. Y tengo que admitirlo, nunca disfruté del pasatiempo de leer porque soy bastante ansioso, pero a la hora de escribir vivo una experiencia totalmente distinta en lo personal… incluso me ayuda a calmarme, a ordenar todos mis pensamientos. Más que un hobby es un disfrute.

¿Hay alguna rutina o rituales que sigas en los momentos de escritura?

Sí: la música. Me ayuda a concentrarme y a escribir a un paso constante. Es algo imprescindible para la rutina que creé de a poco. Lo mismo con el té, mate o café, según la hora del día, y ninguna distracción que no me deje pensar claro. Por eso escribo a la tarde y a la noche, prefiero haber terminado con mi día antes de sentarme a escribir. También depende mucho de qué parte de la historia esté escribiendo. Recuerdo poner música tranquila, un mate y entrar en una clase de “estado óptimo” en cierta parte que escribí en primera persona, todo esto para meterme en la cabeza del personaje que había inventado.

¿Podés resumir brevemente de qué se trata tu último libro “Prodigius”?

Resumido en una frase, de las dificultades de encontrar la verdad. Trata del crecimiento que uno debe abordar como persona, especial o no, para llegar no solo a su último objetivo, sino también al de la humanidad. Para eso, el protagonista deberá enfrentarse a un antagonismo constante, pero buscando siempre un balance entre el pensar y el actuar.

¿Qué es lo que más te gusta de esta historia?

Lo que más me gusta de Prodigius es su trasfondo. La verdad como concepto filosófico y teológico me parece el más fascinante que hay, creo que movió y seguirá moviendo desde adentro a gran parte de las acciones humanas de la historia. Es natural para el hombre querer conocer la verdad de las cosas, pero no es fácil; si lo fuera, pensaríamos poco y nada. Por el otro extremo, la acción como tema necesario para que la historia avance me inspiró mucho a hacer de la idea una novela así de larga. Las confrontaciones, a raíz del crecimiento de los personajes, dejaron un balance que me costó lograr junto con los temas profundos que se mencionan y todo el misterio que se aclara al final.

 

¿Qué diferencia a tu libro de otros libros del mismo género?  ¿Qué es lo que lo hace distinto?

Buena pregunta. Yo creo que aquello que lo diferencia es, como mencioné antes, su trasfondo filosófico. Sus referencias, sus significados y los temas que trata son esenciales para diferenciarse como novela fantástica ucrónica. Los poderes mentales no son nada nuevo, ni mucho menos las sociedades utópicas o las batallas. Es lo implícito, lo que rodea y forma el conflicto, lo que importa a la hora de diferenciar a Prodigius del resto.

¿Te ves reflejado en alguno de los personajes?

Sí, en todos. Es una pregunta que me hicieron muchas veces amigos cercanos y familiares al ver algún comportamiento propio en un personaje, pero la verdad es que todos y cada uno, siendo más de veinte, tienen algún tipo de reflejo de mí mismo, incluso los antagonistas… Si tengo que elegir a uno en especial, no sería el protagonista, Theodorus, sino un personaje que no puedo nombrar y es esencial en la historia, siendo abiertamente mi alter ego en muchos sentidos. Espero con ansias que los lectores que me conocen sepan notarlo al llegar al final. A la hora de crear personajes bien definidos no solo usé la personalidad de conocidos, sino también los arquetipos de la tipología jungiana, me abrieron mucho la cabeza a la hora de otorgarle a cada uno sus habilidades y debilidades de una forma realista.

Actualmente, ¿estás trabajando en algo nuevo? De ser así, ¿podrás darnos un adelanto?

Ahora tengo una idea, aunque vaga, de lo que quiero hacer. Me gustó tanto escribir en primera persona que me decidí a hacerlo así en mi próxima entrega, sea cuando sea. Lo próximo, una vez termine de aclarar mis ideas, será muy parecido en el sentido ficcional y filosófico. Eso sí, no será tan extenso, probablemente un relato corto. Estoy viendo la posibilidad de escribir cuentos extra de Prodigius para aquellos que se queden con ganas de más y, por el momento, quiero concentrarme en los estudios para hacer de mi próxima obra algo filosóficamente superior.

¿Cómo fue tu experiencia con Tinta Libre Ediciones?

Realmente muy buena, la editorial me inspiró a pasar de querer el libro en mi mano a tener la ambición de compartir esta historia con todos. Siempre fueron muy atentos en el proceso de corrección y diseño de tapa, y lo siguen siendo actualmente en la difusión. Este es un ejemplo de eso, les agradezco todo el interés hasta ahora, fue una experiencia muy enriquecedora publicar mi primer libro con dieciocho años. Muchas gracias.


Podés conocer más sobre el libro o adquirirlo ingresando a:  http://www.tintalibre.com.ar/book/391/Prodigius

Ser escritor a los 18 años: Tomás Scarpatti, autor de “Prodigius”.
Tagged on:                         

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *