Mi Compra

La familia Boxer en el Río de la Plata

Humor Biografía Autoayuda Anécdotas
Cant. Páginas Tamaño Tipo Papel Encuadernación
258 21x14 Bookcel 80 grs.
Resumen

Un imperativo sentido de familia me ha impulsado a investigar sobre mis antepasados, saber quiénes eran, qué hicieron, sus aciertos, triunfos, fracasos, cuál fue su temple y su carácter, tener una visión de las condiciones de la época histórica que cada generación debió enfrentar. <p/> Todos tenemos raíces e historia en nuestro apellido. Nada significa si fueron modestos o ilustres, obreros o paisanos, soldados o nobles. Fueron ellos quienes nos precedieron en la vida y es obligación del genealogista familiar encontrarlos y conocerlos; volver a los lugares donde vivieron, sus profesiones o labores, conocer las creencias y acciones que los distinguieron. <p/> No es suficiente que el busca del bienestar económico hubieran ganado riqueza, señorío por propiedad de tierras o, en busca de fama, prestigio y poder, hubieran empuñado un sable de mando. Es, por sobre todo, necesario también, saber si es que han otorgado valor al apellido y a la tradición familiar, haber protegido estos valores con cuidado y amor, porque ni el apellido ni la tradición se improvisan, son el fruto de siglos de generaciones con una vida intachable y representan un acervo que hay que entregar intacto, sin distinción, a los descendientes -cualquiera haya sido su conducta en la vida- tal como nos lo dejaron nuestros antepasados. Me ha tocado contar la historia familiar y sentir -de algún modo- saber quiénes estuvieron antes y suficiente de aquello que lo pruebe. Para mí, describir la genealogía familiar no ha sido una fría recolección de hechos y datos sino más bien, dar vida a todos aquellos que me han precedido.

DISCONTINUADO

Últimos comentarios
No hay comentarios de este libro.
Deja tu comentario